Home Guía de Navegación Corrientes marinas: causas e influencias
Corrientes marinas: causas e influencias PDF Imprimir E-mail
Viernes, 10 de Septiembre de 2010 02:39
Indice del artículo
Corrientes marinas: causas e influencias
Definición de corriente marina
Tipos de corrientes
Clasificación de corrientes marinas
Las corrientes del Atlántico
Todas las páginas
3.5/5 (11 votos)

Corrientes marinas: causas e influencias

Ser capaz de comprender los porqués del comportamiento de los océanos es fundamental para cualquiera que desee aventurarse en sus aguas.
Debemos ser conscientes de que de este comportamiento dependen en gran medida todos los cambios climáticos así como la diversidad de vida que hay en nuestro planeta.

 


Definición de corriente marina

Una corriente es un movimiento capaz de transportar grandes masas de agua de una región a otra.

Como definición técnica de corriente se define al movimiento de agua del mar en una dirección determinada, producido por una elevada diferencia de temperaturas en los distintos parajes del Globo, o por el efecto de las mareas.

Podemos decir que las corrientes marinas son verdaderos ríos que avanzan entre orillas constituidas por agua, y su velocidad es suficiente para dejar sentir su influjo en la navegación, siendo semejante a la de un amplio río de escasa pendiente, pues rara vez la velocidad pasa de 1m/s y sólo en estrechos pasos. Este desplazamiento de las aguas es sólo superficial, pues a la profundidad de 200 metros, la existencia de la corriente únicamente nos la indica la diferencia de temperatura de las aguas y no su movimiento.

Como causas principales de estos movimientos podemos citar:

  • El viento; es sin duda el principal factor que influye en la creación e intensidad de una corriente. Las aguas de la superficie del océano son movidas por los vientos dominantes, formándose unas gigantescas corrientes superficiales, en forma de remolinos.
  • La rotación de la Tierra; influye en la creación de las corrientes desde el punto de vista de que este giro hacia el este tiende a acumular el agua contra las costas situadas al oeste de los océanos.
    Este efecto de giro explica la existencia de zonas de afloramiento en las costas este del Pacífico y del Atlántico, en las que sale agua fría del fondo hacia la superficie. Este efecto, que a simple vista puede resultar de poca importancia, supone una fuente de riqueza económica, puesto que esa agua ascendente desplaza nutrientes que provocan la proliferación de la pesca en la zona (tomemos como ejemplo la pesquería de Gran Sol a la que acuden nuestros pesqueros).
  • Interferencia de los Continentes.

Al contrario que sucede con los vientos, las corrientes adquieren el nombre del lugar al que se dirigen.

A pesar de que para la gran mayoría pasan del todo desapercibidas, lo cierto es que estas corrientes tienen una importantísima influencia en dos hechos tan importantes como la climatología mundial y las características biológicas de las zonas marítimas próximas; debido a la regulación de la temperatura del agua y al aporte de nutrientes que suponen.

Efectivamente, las corrientes oceánicas trasladan grandes cantidades de calor desde las zonas ecuatoriales hasta las polares; éstas unidas a las corrientes atmosféricas son las responsables de que las diferencias térmicas en la Tierra no sean tan fuertes como las que se darían en un planeta sin atmósfera ni hidrosfera. De ahí que su influencia sobre el clima sea tan notable.

Y es que las corrientes marinas modifican los climas. Hay corrientes de temperatura caliente que se mueven hacia las zonas frías aumentando la temperatura de las regiones por donde pasan, y existen corrientes frías que se mueven hacia las zonas de agua caliente y dan lugar a temperaturas más bajas.

Las corrientes marinas dan, en su totalidad, una imagen muy complicada, que incluso cartográficamente sólo se pueden reproducir por aproximación.


Tipos de corrientes

Se definen los siguientes:

  • DE DENSIDAD: variaciones de densidad provocadas por las diferencias de temperatura y salinidad entre dos masas de agua situadas en distintos lugares o profundidades.
    De manera natural se tiende a compensar esta diferencia de densidad, de manera que una de las masas se desplaza hacia la otra a una velocidad en nudos proporcional a la diferencia de densidad. Este tipo de corrientes suelen ser de poca intensidad.
  • b>DE ARRASTRE: provocadas en la superficie del agua por la acción del viento. Su intensidad es mayor siempre que el viento sea constante sobre una masa extensa de agua.
  • DE MAREAS: debidas a la variación del nivel del mar, producido por la atracción entre la luna y el sol; de tal manera que su dirección cambia a la vez que cambian las mareas. Su velocidad, que puede llegar a ser muy intensa, varía en función de la configuración de la costa. En alta mar no suelen tener demasiada importancia.

Existen también corrientes profundas en las que el agua se desplaza por las diferencias de densidad: las aguas más frías o con más salinidad son más densas y tienden a hundirse, mientras que las que son más cálidas o menos salinas tienden a ascender. Así se forman corrientes verticales.

Las corrientes se dividen también en Corrientes Frías o Cálidas, según la temperatura de sus aguas:

  • Corrientes Cálidas: son de forma circular, es decir, que sus aguas recorren los mares y, teóricamente, regresan al punto de partida. Sin embargo, algunas ramas pueden desprenderse de ellas y avanzar en los mares más fríos hasta perderse allí.
  • Corrientes Frías: casi nunca son cíclicas, sino lineales, y parece como si fueran atraídas por el remolino producido por las anteriores.

Clasificación de corrientes marinas


Podemos hablar de cinco grandes grupos de Corrientes:

  • Oceánicas: Son aperiódicas, como en el caso del Gulf Stream, o con periodos muy largos, como el caso de las monzónicas. Transportan considerables masas de agua a distancias de millares de kilómetros afectando a la capa de agua superficial (primeros centenares de metros).
  • De marea: Periódicas, diurnas o semidiurnas, y están afectadas por la atracción lunar.
  • Corrientes que acompañan al oleaje y la marejada: Son las responsables de las grandes modificaciones del litoral en el curso de las tempestades, bajo el efecto de corrientes que pueden alcanzar velocidades de 0,50 m/seg.
  • Corrientes de turbidez: Coexisten casi siempre con otras corrientes, teniendo una gran influencia en su génesis y extensión, como por ejemplo en las grandes corrientes oceánicas.
  • Corrientes de densidad: Se deben a la presencia vertical de dos masas de agua con densidades diferentes, de modo que la superior tenga mayor densidad que la inferior y la superficie isobárica sea oblicua, actuando sobre ambas masas la fuerza de coriolis que facilita el desplazamiento de una sobre otra.

Las corrientes del Atlántico


  1. LABRADOR FríaN -> SWComienza en el Ártico y baña la costa atlántica de América del Norte.
  2. CORRIENTE DEL GOLFO CálidaSW -> NEComienza en las Costas de Florida y va hasta las costas atlánticas europeas.
  3. CANARIAS FríaN -> SComienza en las Islas Azores va hasta Cabo Verde.
  4. NOR ECUATORIAL CálidaE -> WComienza en las Costas Africanas y va hasta la Costa Americana, llegando al Mar Caribe.Alimentada por dos fuentes: la Corriente de California y el agua del Pacífico Oriental tropical.
  5. CONTRACORRIENTE ECUATORIAL CálidaW -> ECorriente opuesta a las ecuatoriales del Norte y del Sur.
  6. SUR ECUATORIAL CálidaE -> WSimilar a la Ecuatorial del Norte.Alcanza la mayor velocidad cerca del ecuador.
  7. FLACLAND FríaSW -> EComienza en la Patagonia y va hasta las costas sudafricanas.
  8. BERENGUÉLA FríaS -> NComienza en la Costa de Sudáfrica y va hasta el Ecuador.

Sin lugar a dudas, de entre todas ellas hay que destacar la Corriente del Golfo, una corriente de aguas cálidas de gran influencia en el clima y en la productividad pesquera de las costas gallegas, así como para la costa occidental de Europa, donde suaviza notablemente los inviernos. Esta corriente supone el circuito más largo y caudaloso del mundo, dando lugar a una de las mayores despensas marinas.

Echando un vistazo a la circulación oceánica superficial del Atlántico norte, podremos observar cómo las corrientes realizan un enorme círculo que se mueve en dirección de las agujas del reloj (es decir, en sentido anticiclónico). Pues bien, dentro de este giro, la Corriente del Golfo sube paralela a la costa de Norte América y después se va separando para cruzar el Atlántico en dirección hacia Europa, cuando alcanza los 40º W pasará a nombrarse Corriente del Atlántico Norte .

La de El Golfo es una corriente bastante rápida (junto con la de Somalia se considera una de las más rápidas, alcanzando los 90 Km. por día) de gran importancia para los navegantes, quienes deben tenerla en cuenta para hacer más corta la travesía hacia Europa. Debemos tener en cuenta que mueve 100 veces más agua que todos los ríos del mundo.

La corriente del Golfo se contrapone a la corriente fría de las islas Canarias, que discurre más o menos desde las islas Azores hasta las Canarias, pasando junto a las costas occidentales de Marruecos.

 

Fuente a-alvarez.com

 

 
s
© 2008 Guia Nautica Argentina | Joomla Template by vonfio.de
Banner
Copyright © 2014 Guia Nautica Argentina. Todos los derechos reservados.